Canada: científicos desarrollan un sustituto ecológico para el aceite de palma

Noticias

AvatarEscrito por:

Dos científicos en alimentos canadienses han creado una solución potencial que gran parte del planeta estaba buscando: un sustituto del aceite de palma.

El invento replica el proceso que realiza del cuerpo humano para crear triglicéridos y puede producir grasas vegetales líquidas en forma sólida a temperatura ambiente, la principal ventaja del aceite de palma. El aceite creado por los investigadores podría usarse como reemplazo del problemático producto de palma en una variedad de alimentos preparados como mantequillas de maní, galletitas y masa de pizza, así como en cosméticos e incluso pasta de dientes.

Muchas empresas han adoptado una etiqueta en sus productos que dice algo como «sin aceite de palma». En los últimos años, el fruto ha sido el epicentro de fuertes críticas por acusaciones de que su producción es la causa aislada más grande de deforestación tropical en el mundo.

La ciudad inglesa de Chester se enorgullece de proclamarse como la primera “ciudad sostenible del aceite de palma”, mientras que Noruega prohibió directamente las importaciones de aceite de palma de plantaciones vinculadas con la deforestación.

Una combinación de hallazgos científicos previos y cualidades naturales sobresalientes creó en las últimas dos décadas una explosión en el cultivo y uso de aceite de palma para la producción mundial de alimentos. El 34% del aceite vegetal del mundo proviene de la palma, del cual el 84% es producido solo en dos países: Indonesia y Malasia.

Las ventajas del aceite de palma se hicieron ascendentes durante las décadas de 1980 y 1990, después de que los nutricionistas comenzaran a advertir ampliamente sobre los desastrosos efectos en la salud de comer aceites parcialmente hidrogenados y grasas trans. Los productores comenzaron a sustituir esas grasas nocivas por aceite de palma. Una de la mayores virtudes del aceite de palma es que es capaz de permanecer como un sólido a temperatura ambiente debido a su alto contenido de grasas saturadas.

Para  Alejandro Marangoni, científico de alimentos de la Universidad de Guelph en Canadá, el desafío era cómo crear un aceite que se mantuviera sólido a temperatura ambiente y que, preferiblemente, no contenga tanto contenido de grasas saturadas. Buscaba algo similar al aceite de coco.

La grasa saturada, si bien es necesaria en muchos procesos de nuestra biología, incluida la síntesis de testosterona, es capaz de exasperar los riesgos de enfermedad coronaria cuando se consume en grandes porciones por personas con estilos de vida poco saludables.

Marangoni está lejos de ser el primer científico en intentarlo. El año pasado, dos ex baristas intentaron sintetizar un sustituto a partir de residuos de café.

Marangoni, por otro lado, utilizó un proceso que llamó glicerólisis enzimática, inspirado en la forma en que el cuerpo produce naturalmente los triglicéridos. Combinó enzimas con glicerina para producir aceite vegetal sólido sin agregar grasas saturadas adicionales.

El proceso permitiría a los fabricantes de alimentos reemplazar el ‘cuestionado’ aceite derivado palma y, al mismo tiempo, mantener los precios bajos, ya que el proceso de Marangoni podría utilizar la mayoría de los aceites vegetales, como el de semilla de algodón o de maní, que también contienen menos grasas saturadas, lo que lleva a beneficios para la salud pública.

Fuente: BioEconomía

¡Comparte en tus redes sociales!

0Shares
0 0

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *